La historia que viene a continuación lleva bastantes años circulando por la red pero no existe ni una sola constancia de que sea verdadera, por lo que ya forma parte de las miles de “Leyendas Urbanas” que corren por internet.

Suele ser muy utilizada por profesionales del coaching y motivación personal como ejemplo, pero, lamentablemente, lo hacen indicando que la anécdota es cierta, cuando no es así. También cabe destacar que son cientos las webs y publicaciones (muchas de ellas de medios importantes) que han publicado esta historia como si fuese cierta, pero no deja de ser un copia y pega.

Según parece, este bulo se originó en la revista ‘Selecciones del Reader’s Digest’ en la década de 1970 (muy popular en aquella época) y de la que se sabe que publicó infinidad de historias que resultaron ser leyendas urbanas.

La conocida como ‘Albert Einstein y su chofer’ es la siguiente:

Se cuenta que en los años 20 cuando Albert Einstein empezaba a ser conocido por su teoría de la relatividad, era con frecuencia solicitado por las universidades para dar conferencias. Dado que no le gustaba conducir y sin embargo el coche le resultaba muy cómodo para sus desplazamientos, contrató los servicios de un chofer.

Después de varios días de viaje, Einstein le comentó al chofer lo aburrido que era repetir lo mismo una y otra vez.

“Si quiere”, le dijo el chofer, “le puedo sustituir por una noche. He oído su conferencia tantas veces que la puedo recitar palabra por palabra”.

Einstein le tomó la palabra y antes de llegar al siguiente lugar, intercambiaron sus ropas y Einstein se puso al volante. Llegaron a la sala donde se iba a celebran la conferencia y como ninguno de los académicos presentes conocía a Einstein, no se descubrió el engaño.

El chofer expuso la conferencia que había oído a repetir tantas veces a Einstein. Al final, un profesor en la audiencia le hizo una pregunta. El chofer no tenía ni idea de cual podía ser la respuesta, sin embargo tuvo un golpe de inspiración y le contesto:
“La pregunta que me hace es tan sencilla que dejaré que mi chofer, que se encuentra al final de la sala, se la responda”.

De varias formas le han usado al célebre físico, pero la forma en la que más se le ha usado mal es en cuanto al significado de sus teorías y las respuestas que da en entrevistas sobre estas.

En varias publicaciones de entrevistas se leen frases que probablemente pertenecen más al traductor que al físico.

Albert Einstein
Albert Einstein dio muchas conferencias y dejó cientos de anécdotas personales pero muchas han sido mal interpretadas o mal usadas.

Dios y los dados

La cita de «Dios no juega a los dados» procede de una carta que le escribió a Max Born y que ha sido traducida muchas veces de varias formas. Lo más fidedigno es: «La Mecánica Cuántica nos aporta mucho, pero no nos acerca al secreto del Viejo. Yo, en todo caso, estoy convencido de que Él no juega a los dados». En ningún momento Einstein usa la palabra Dios. Más bien la palabra «Viejo» se usa como una personificación de la naturaleza.

En ocasiones, al científico se le han atribuido cosas que nunca ha dicho ni por asomo. Según unos voluntarioso e imaginativo astrólogo suizo escribió en 1965, el genio alemán opinó una vez: «La astrología es una ciencia que en sí misma contiene un iluminador cuerpo de conocimiento. Me ha enseñado muchas cosas y estoy profundamente en deuda con ella». En relación con esta pintoresca creencia, la astrología, Einstein dijo, en una carta a Eugene Simon: «Estoy totalmente de acuerdo contigo en relación con la pseudo-ciencia de la astrología. Lo interesante es que este tipo de superstición es tan tenaz que podría persistir durante muchos siglos».

Un sociólogo le atribuyó la siguiente frase: «No todo lo que puede contarse cuenta, y no todo lo que cuenta puede contarse». La escritora Rita Mae imaginó que Einstein podría haber dicho: «La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes».

Te puede interesar: ¿Por qué Peugeot nombra sus modelos con tres números?

Frases que si ha dicho Albert Einstein

En todo caso, tanto frases ciertas como inventadas muestran la enorme autoridad de Einstein. Una autoridad de la que él mismo era consciente, pero con la que aparentemente no se sentía del todo cómodo: «Para castigarme por mi desprecio por la autoridad, el destino me ha convertido en una autoridad».

Aparte de las ya comentadas, Einstein tiene muchos otros ejemplos de citas que invitan a pensar.

Las siguientes frases si han sido pronunciadas o escritas por Einstein.

Relatividad

-Una hora sentado con una chica guapa en un banco del parque pasa como un minuto, pero un minuto sentado sobre una estufa caliente parece una hora. (Explicación de la relatividad dada por Einstein a su secretaria Helen Dukas para que la repitiera ante periodistas y profanos en el tema).

Dios y religión

-No puedo imaginar un Dios que recompense y castigue los objetos de su creación. Tampoco puedo creer que el individuo sobreviva a la muerte del cuerpo, aunque los espíritus débiles sostienen dicha idea por miedo o por un egoísmo ridículo. Para mí resulta suficiente contemplar el misterio de la vida consciente perpertuándose a lo largo de la eternidad. (De «What I Believe», Forum and Century 84, 1930).

Razas y prejuicios

-La raza es un fraude. Todos los pueblos modernos son un conglomerado de tantas mezclas étnicas que no existe ninguna raza pura. (De una entrevista en Saturday Evening Post).

Nacionalismos

-Es posible ser ambas cosas. El nacionalismo es una enfermedad infantil. Se trata del sarampión de la humanidad. (Cuando le preguntaron si se consideraba alemán o judío, 1929).

Guerra

-No sé (qué armas se usarán en la Tercera Guerra Mundial). Pero puedo decirle cuáles se usarán en la Cuarta: ¡piedras! (De una entrevista en 1949).

Vida y éxito

-Solo una vida vivida para los demás es una vida que ha valido la pena (Citado en el New York Times, 1932).

Te puede interesar: Detalles de la Casa de una humilde familia que ganó un Premio Building Of The Year