A pesar de la pandemia los juguetes coleccionables viven un gran momento en Colombia, ya que desde su introducción en el mercado colombiano la venta de estos productos ha crecido; esto principalmente por lo atractivo y emocionante que resulta para los niños (Y adultos) crear nuevos mundos.

Actualmente la tendencia en la industria de juguetes es crear toda una experiencia para el comprador. El segmento de coleccionables les brinda a los niños desde el momento que seleccionan el juguete el factor sorpresa, gracias al empaque innovador que permite tener la sensación unboxing, lo cual favorece la mecánica de intercambio y colección que promueven este tipo de juegos, además de generar entusiasmo y emoción a la hora de abrir el producto.

Desde 2019 la tendencia de coleccionables sigue creciendo en países como Colombia, donde la llegada de grandes apuestas como Bot Bots, Lost kitties y Yellies que trae Hasbro, una de las marcas líderes en juguetes en el país.

Por eso, Hasbro presenta seis beneficios que brinda tener juguetes coleccionables:

Fortalece la curiosidad

Es sabido que la curiosidad es una de las principales características de un futuro líder, mantener la mente ocupada permite que el niño desarrolle su imaginación y dé lugar a grandes ideas, es por ello que el estilo de los coleccionables es tan favorable en estos casos. Juguetes como Lost Kitties, una pintoresca colección de gatitos que tienen vida propia y que además vienen empacados en una caja totalmente sellada, brindan al niño la experiencia unboxing. Enfrentarse a ese pequeño reto de no saber qué hay en el interior del empaque contribuye a fomentar la curiosidad y la creatividad, y los anima a construir nuevos mundos.

Fomenta la responsabilidad y el compromiso

Una vez el niño se traza el compromiso de tener una buena colección, adquiere una noción de responsabilidad mucho mayor con el cuidado de los juguetes y busca la manera para aumentar y enriquecer su colección, incluso con los métodos de ahorro más inusuales.

Estrecha los vínculos familiares

Coleccionar, no es algo solo para los niños. Sentir el apoyo e interés de sus padres en esta actividad refuerza en ellos las relaciones de confianza y comunicación, factores indispensables para crear vínculos que puedan prevenir muchos problemas que aparecen en la adolescencia. Compartir este tipo de intereses permite una relación más cercan entra padres e hijos.

Hasbro Marvel Legends Series Spider-Man
Hasbro Marvel Legends Series Spider-Man

Coleccionar, una actividad para todos los bolsillos

El precio ya no es un obstáculo para tener una colección. Gracias a la gran oferta que existe en el mercado los niños pueden construir mundos coleccionables sin necesidad de gastar fortunas en ello. Juguetes como los Botbots, pequeños robots modificables, creados por la energía Transformers conocida como Energon, que bajó del cielo y cubrió un centro comercial convirtiendo todos los objetos allí dentro en pequeños robots Transformers, son el mejor ejemplo de que se puede armar una colección sin afectar el bolsillo, con precios desde $16.900 estos pequeños personajes están al alcance de todos para brindar momentos de diversión.

Estimula la paciencia

El niño siempre va a querer completar su colección en el menor tiempo posible, sin embargo, con el paso de los días será consciente de que, si quiere construir una buena colección debe ser paciente. Esto, le da al infante la capacidad de afrontar de una manera positiva el tiempo de espera de cada proceso y las dificultades del mismo. Las mejores cosas toman tiempo.

Ayuda a exteriorizar las emociones

Brindar a los niños espacios propicios para que expresen y exterioricen sus emociones es fundamental en su desarrollo cognitivo, y los coleccionables lo saben muy bien. Este es el caso de Los Yellies, pequeñas arañas que se mueven a través de gritos, sí. Entre más fuerte sea el sonido que emita el infante, más veloz será el animal. Y a pesar de que los gritos pueden ser un dolor de cabeza para los padres, el acto de gritar y sus beneficios cumple una función expresiva, es una forma de dar salida y lograr la liberación a nivel simbólico de necesidades psicológicas no resueltas.

Si estas no san razones suficientes para dedicar tiempo a coleccionar, y no nos referimos solo a los niños, pues es bien conocida la gran afición y demanda por parte de los adultos a comprar y coleccionar, figuras de acción, Funkos y autos a escala de todas las marcas y tamaños. Así que, qué tal agregarle una séptima razón?

Libera el stress producido por la pandemia.

Con el largo encierro, y el riesgo de contraer el Coronavirus si salimos mucho a la calle, pasamos mucho tiempo en nuestros hogares, por lo que coleccionar libera nuestro stress enfocándonos en buscar, pedir, esperar y luego destapar y ubicar en un buen sitio esa preciada pieza que alegrará nuestros días de encierro y nos permitirá compartir con los niños o nuestra pareja.

Te puede interesar: De camping ecológico con estilo Mini