Si ves esta casa desde el exterior, probablemente te parecerá que no tiene chiste y es una más del montón. Se ubica en la ciudad de Sao Paulo, Brasil y, para los expertos en arquitectura, esta construcción fue uno de los mejores edificios del mundo en el año 2016; incluso, recibió un premio internacional por la originalidad en su diseño.

Esto demuestra que la calidad de nuestra casa está lejos del barrio o la condición social en que se encuentre el predio que vamos a construir. De acuerdo con los datos recogidos para esta nota, la casa está ubicada en una de las zonas más populares de Sao Paulo y su ubicación en pendiente, hace que el predio no sea muy solicitado para vivienda.

Un terreno angosto, con inclinación y una sola necesidad, hacer más amable una casa de una habitación, con cuarto de huéspedes, terraza interna y parqueadero. Nada mal para una casa de barrio popular.

Si tienes en tu casa la oportunidad de hacer una remodelación, ésta es una buena idea de rediseño y remodelación de un predio de pocos metros de frente.

Aquí encontrarás fotografías del interior y te ubicaremos en la ciudad para que entiendas porqué esta casa se llevó un premio de diseño.

Antes y después de la remodelación

ArchDaily: Building Of The Year 2016

El premio fue otorgado a los arquitectos de Terra e Tuma Arquitetos Associados de la misma ciudad de Sao Paulo y no a su propietaria, como fue difundido erróneamente en distintos medios. La casa pertenece a la familia de Delvina Borges Ramos, una trabajadora doméstica de 74 años.

¿Porqué es tan popular la casa de Delvina? Porque unió modernidad, comodidad, buen gusto, bajo presupuesto y lo mejor: se construyó en muy poco tiempo. Tan solo en 10 meses demolieron la casa que estaba en el lugar y volvieron a construirla.

Casa en Vila Matilde fue el proyecto más votado dentro de su categoría, premiando una obra que con un presupuesto reducido logra entregar un respuesta innovadora y de alta calidad arquitectónica a su clienta.

Esta casa, en la zona de Vila Matilde, fue comprada hace 25 años. Comenzó a llamar la atención de la gente en 2013, después de una tormenta que derrumbó parte del techo del edificio. Afortunadamente, Dalvina tenía dinero ahorrado junto a su hijo Marcelo Borges, con quien decidió remodelar la casa.

Te interesará: ¿Pagarías 50 dólares por un mango? El mango Miyazaki los vale y hasta más

Confiaron el trabajo al estudio de arquitectura Terra e Tuma y les pidieron que se ajustaran a su presupuesto, ya que les urgía que el condominio quedara lista en cuanto antes. El equipo del despacho decidió que lo mejor era tirar la casa y volver a construirla desde cero.

Al final, quedó espectacular. El techo fue reforzado, ya que era uno de los detalles más importantes para Dalvina. La casa es una mezcla de ambientes, grandes espacios y buen gusto. Incluso, cuenta con un pequeño jardín para alegrar los días de la trabajadora y su hijo.

Hace 30 años, Delvina compró su casa en Vila Matilde, uno de los 96 distritos de la ciudad de Sao Paulo. En 2013, una tormenta derrumbó una parte del techo de la construcción y el hijo de la mujer, que hace tiempo planeaba una remodelación, decidió invertir sus ahorros para cumplir ese objetivo.

Inicialmente, el plan de la familia era vender la casa y, con los ahorros de toda la vida, comprar un apartamento pequeño para Delvina. La opción no terminaba de resultar atractiva: la nueva vivienda estaría ubicada, probablemente, lejos de sus familiares, que en ese entonces vivían en Vila Matilde.

Cuando la tormenta aceleró el proceso de deterioro que la casa ya atravesaba hace tiempo, el hijo de Delvina se contactó con el estudio ‘Terra e Tuma Arquitetos Associados’, que finalmente fue el elegido para realizar el trabajo.

El desafío fue adaptarse al presupuesto que la familia tenía y cumplir con su pedido de que la casa se edificara en el menor plazo posible para evitar que sus ahorros perdieran valor.

El mayor desafío, según explicaron los arquitectos, apareció en la primera etapa de construcción. Demoler la vivienda tomó cuatro meses y los cimientos, el refuerzo de las medianeras y la edificación demoró seis meses más.

La casa se extiende sobre 95 metros cuadrados y se construyó en un lote de 4,8 metros de ancho por 25 de profundidad. La planta baja tiene living, cocina, lavadero, baño y una habitación. Un jardín interior conecta todos los espacios de la casa, además de cumplir la función de brindar ventilación y buena iluminación a los ambientes.

Al fondo de la casa, una escalera conduce al segundo piso, que funciona como una habitación para invitados con una amplia terraza. En el interior de la vivienda, predominan los muebles de madera y hierro y las plantas de interiores.

A comienzos de 2016, ‘Arch Daily’, uno de los estudios más famosos de arquitectura del mundo, realizó su premiación anual ‘Building Of The Year 2016’, en la que más de 55 mil personas votaron por sus obras favoritas, entre más de tres mil proyectos publicados.

Puedes leer: Metro de Ciudad de México inaugura exposición sobre Star Wars

Dentro de la categoría ‘Casas’, el proyecto premiado fue la vivienda de Delvina, a cargo de ‘Terra e Tuma Arquitetos Associados’.

Los creadores se destacaron por dar “una respuesta innovadora y de alta calidad arquitectónica” a su clienta, en una antigua vivienda deteriorada en una favela de Sao Paulo, a muy bajo costo.

Plano del Primer Piso de la Casa

Fuente: ArchDaily